La elección de un vehículo comercial para un emprendimiento tiene una relevancia significativa para el crecimiento y desarrollo de una empresa. En este sentido, resulta crucial considerar meticulosamente aspectos como el costo/beneficio, el espacio y la funcionalidad, con el objetivo de realizar una inversión prudente y acertada.

Para cualquier negocio que abarque el transporte de pasajeros, cargas livianas, despachos e incluso cargas pesadas, la disponibilidad de un vehículo de trabajo confiable es esencial para impulsar la competitividad y el crecimiento a corto plazo. La adquisición de una camioneta de trabajo se convierte en un paso determinante, donde cada aspecto debe ser minuciosamente considerado.

“Este segmento se ha vuelto muy competitivo, y por ello, como los principales fabricantes de vehículos comerciales en China y con casi 70 años en el mercado global, tenemos el compromiso de ofrecer el mejor producto del mercado a nuestros clientes”, indicó Jose Luis Vásquez, gerente negocios JMC.

Por ello, la marca JMC ha identificado cinco cualidades esenciales que un vehículo de negocios debe poseer:

Eficiencia en el consumo de combustible: En este caso, la simplicidad es clave. Para maximizar la eficiencia sin comprometer el rendimiento, es aconsejable elegir un vehículo con una motorización pequeña. Los modelos de JMC ofrecen una excelente opción, garantizando un ahorro significativo de combustible sin sacrificar la potencia necesaria para un desempeño óptimo.

Espacio interior amplio: En esta situación, la amplitud es fundamental. Si nos enfocamos en el transporte de pasajeros, entregas de productos, envíos o actividades similares, es imprescindible contar con un espacio generoso de al menos 4 m3 y una capacidad que varíe entre 500 kilos y 1 tonelada (según las necesidades del negocio). Estos valores garantizan la capacidad necesaria para llevar a cabo estas labores de manera eficiente y efectiva.

Versatilidad de uso: Un solo modelo puede ofrecernos múltiples posibilidades de aplicación. “Por ejemplo, la JMC Van Touring pasajeros es una van versátil, ideal para cualquier negocio de transporte de mercadería o transporte de personal. Con sus 18 asientos les dará más comodidad y confort a todos sus ocupantes. Es perfecta para movilidad escolar, transporte turístico, servicios de delivery, etc” indicó Vásquez.

Equipamiento de calidad: Aunque estos vehículos están diseñados para tareas laborales, no podemos ignorar que a veces los colaboradores pasan una cantidad significativa de tiempo en su interior, a veces incluso más que en nuestra propia oficina. Por esta razón, los clientes reconocen la importancia de invertir un poco más para asegurarse de contar con características adicionales, que brinden un ambiente cómodo y agradable

Relación costo-beneficio: Se debe buscar un equilibrio entre la marca, el precio y el producto al adquirir un vehículo. En el mercado actual, los costos de los vehículos de trabajo modernos, eficientes y confiables oscilan en promedio entre los 10 mil dólares y los 20 mil dólares. Esta variedad de precios brinda opciones accesibles y competitivas que satisfacen las necesidades comerciales sin comprometer la calidad y el rendimiento requeridos. “JMC ofrece la Camioneta Vigus que es una pick up versátil y se adapta a cualquiera de las necesidades y actividades. Tiene gran capacidad de carga, con buen equipamiento y confort, pero sobre todo bastante económico dentro del segmento”, puntualizó el ejecutivo.

JMC es el principal fabricante de vehículos comerciales en China y cuenta con casi 70 años en el mercado global. En Perú cuenta con el respaldo de Gildemeister y está presente en 19 ciudades del Perú, donde destacan Lima, Trujillo, Arequipa, Piura, Cusco, Tacna, Cajamarca entre otros; y tiene talleres de servicio postventa a nivel nacional.