El Índice de Nacional de Flujo vehicular -reporte del tránsito de vehículos ligeros y pesados por los puestos de peajes de todo el país- registró un leve incremento en junio último, así lo destacó la Asociación Automotriz del Perú (AAP) tras indicar que, de acuerdo con cifras oficiales del INEI, el mencionado indicador creció 2% en el sexto mes del 2023 a tasa interanual, que se compara con el avance de 1.9% observado el mes anterior. “Este resultado fue explicado por el aumento en la circulación de vehículos ligeros, el mismo que subió 4.2%; mientras que el tránsito de vehículos pesados se redujo en 0.6%. Por otra parte, durante el periodo julio’22 – junio’23 dicho índice anotó una expansión de 3.8% en comparación con similar lapso de un año atrás, menor al 4.1% reportado el mes pasado”, detalló. 

La información desagregada muestra que el resultado positivo en el tránsito de vehículos ligeros fue influenciado por las celebraciones que se realizaron con motivo del Día del Padre, fiesta del Inti Raymi y fiestas patronales de San Pedro y San Pablo en diferentes regiones del país, sumado al feriado largo, que impulsó la actividad turística, comercial y recreativa.

Sin embargo, respecto al tránsito de vehículos pesados, la AAP explicó que la disminución en su circulación estuvo determinada por el desempeño negativo de los sectores construcción, agropecuario y manufactura, que demandaron menores servicios de este tipo de vehículos para la distribución de sus productos; no obstante, este resultado fue atenuado por la mayor demanda de transporte de carga en los rubros concernientes a la actividad minera y comercio.

El gremio automotor, precisó que, en el primer semestre del 2023, el flujo vehicular ha registrado un avance de 1.23%, por debajo de lo observado en el primer y segundo semestre del 2022 (4.50% y 6.42%, respectivamente), lo cual confirma que dicha variable se ha desacelerado, en línea con lo mostrado por la economía nacional. Del mismo modo, el menor crecimiento experimentado por el mencionado indicador en lo que va del presente año se explicó por el descenso de la circulación de vehículos pesados, el cual viene retrocediendo en 2.11% durante la primera mitad del año, fase afectada por la caída de la inversión privada y el pobre desempeño de sectores económicos importantes como construcción e industria manufacturera; a diferencia del flujo vehicular de vehículos livianos, que al primer semestre presenta un crecimiento de 3.94%. “Se espera que en la segunda parte de este año las condiciones económicas mejoren y se observe una aceleración en los diferentes indicadores; sin embargo algunos factores de riesgo podrían influir negativamente en dicho pronostico, particularmente el Fenómeno de El Niño, que podría intensificarse durante los últimos meses del 2023 o inicios del 2024, y del mismo modo resulta necesario que el Gobierno tome las medidas necesarias que impulsen el dinamismo, disminuya la incertidumbre e inyecte predictibilidad sobre la política económica, ya que de no ser así existe una alta probabilidad de que las expectativas empresariales no mejoren, y con ello no se recupere la inversión privada”, finalizó la AAP.